Procastinación

Para hablaros de esta palabreja os voy a poner antes unas frases, a ver si os suenan, ¿de acuerdo?

  • “Aún queda una semana para el examen, tengo tiempo todavía, mañana me pongo a estudiar”Procratinación.001
  • “Tengo que empezar a hacer ejercicio, pero ya si eso empiezo el lunes que es el primer día de la semana”
  • “Tengo que preparar la reunión, pero voy a llamar primero a mi amigo a ver que se cuenta, no pasa nada porque me despeje un poquito”
  • “En cuanto se acabe este programa de TV me pongo a hacerlo”.

¿Alguna os resulta familiar? Esto es lo que llamamos procrastinación: aplazar o posponer una actividad que no nos gusta o nos da pereza realizar, sustituyéndola por otra más agradable o simplemente sin importancia.

Al evitarlas recurrimos al autoengaño: “no se va a acabar el mundo porque lo retrase un día” y esto produce un estado momentáneo de tranquilidad que, a la larga, se convierte en todo lo contrario, puesto que después llega la culpabilidad y la frustración porque en el fondo sabemos que no estamos haciendo lo correcto y hemos perdido el tiempo. También causa estrés y ansiedad porque al final se acumula una lista de tareas por terminar que vas arrastrando con el tiempo, o por tener que realizar a última hora esa tarea que llevas aplazando días o semanas. Esto al final se convierte en un bucle del que hay que salir si queremos acabar con ese malestar.

Aquí van algunos consejos para poder enfrentarse a ella:

  1. Pon día y hora para empezar dicha tarea.
  2. Detectar el autoengaño: hemos dicho antes que para dejar de hacer esas actividades recurrimos a esto y ponemos excusas para no realizarlas. Cuando lleguen esos pensamientos de “empiezo mañana”, “cuando acabe la serie”… no caigas en la trampa, ya sabes que ese es el primer paso para entrar en el bucle y sabes lo que va a pasar después.
  3. Organiza la tarea y divídela en pequeños pasos, de esta manera, cada pequeño paso que cumplasfoto olga procastinación te motivará para realizar los siguientes y, al final, terminarla.
  4. Elimina cualquier distracción para evitar tentaciones: móviles, internet, redes sociales…
  5. Prémiate al finalizar dicha tarea: la satisfacción de haber realizado la tarea ya es un premio en sí, pero a pesar de ello no está de más que te refuerces dándote algún capricho como realizar alguna actividad que te gusta mucho, por ejemplo. Esta sensación tan agradable te ayudará a vencer la procrastinación en futuras tareas.

Recuerda que la dificultad está en empezar, una vez has saltado esa barrera y te has puesto manos a la obra, lo siguiente es más llevadero.

Feliz día!!

Olga Pérez Simó

http://www.psicologa-olgaperez.es/index.php