Hipnosis: ¿Realidad o ficción?

Hace unos pocos años estábamos acostumbrados a encontrarnos con espectáculos televisivos en los que “se hipnotizada” al público. Un buen ejemplo de ello es el siguiente vídeo perteneciente al antiguo programa de televisión “Flashback”:

Pero como suele ocurrir en múltiples ocasiones, la ficción dista mucho de la realidad. Programas como estos fueron denunciados y apartados de las televisiones, pero aún hoy la gente de la calle no conoce qué es la hipnosis utilizada como técnica terapéutica.

Según la APA (American Psychological Association) la hipnosis es un procedimiento en el que un especialista sugiere a una persona que experimente cambios en sus sensaciones, percepciones, pensamientos o conducta. Explican que, generalmente, el contexto hipnótico suele establecerse usando un método o procedimiento de inducción que puede adoptar formas muy diferentes, aunque las más frecuentes son las que incluyen sugestiones de calma, relajación y bienestar, así como instrucciones de pensar o imaginar experiencias agradables o desagradables.

Hace varios meses os recomendábamos el libro “Hipnosis” de Antonio Capafons, podréis encontrar la referencia en la sección de libros (el segundo empezando por el final). En él se exponen algunos mitos que la gente lega tiene sobre la hipnosis, los cuales vamos a exponer a continuación (junto con una breve refutación):

  • Mito 1: La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Quienes la practican suelen ser charlatanes, curanderos u hombres del espectáculo. Las personas que mejoran con ellas son crédulas, ignorantes y “dependientes”. (Psicólogos científicos como Wundt, Eysenck, Williams James, Goldstein o Ellis trabajaron con la hipnosis. Las características de las personas que responden a la hipnosis son muy variables).
  • Mito 2: La hipnosis puede dejar a la persona “enganchada” en un trance, de forma que, al no poder “salir del estado hipnótico”, quedaría mermada en su volición o devendría en un demente. (La hipnosis se utiliza principalmente para mejorar el auto-control, la persona no pierde las capacidad volitivas y nadie puede quedar “enganchado” en un trance).
  • Mito 3: La hipnosis puede explicitar o agravar psicopatologías “latentes” de la persona. Incluso puede desarrollar alteraciones psíquicas en los individuos sanos. Los individuos con problemas psicopatológicos pueden empeorar con la hipnosis. (La hipnosis es una técnica complementaria eficiente y eficaz en múltiples trastornos psicológicos. Las personas no pueden empeorar por la utilización de esta técnica).
  • Mito 4: La hipnosis provoca un “estado” similar al del sueño, en el que la persona muestra unas características especiales. Si no se alcanzan tales características, la persona no está hipnotizada. Sólo se puede estar en esa situación especial si se ha recibido un método de inducción hipnótica.hipnosis (La hipnosis no implica ninguna clase de sueño. La apariencia hipnótica a la que estamos habituados (ojos cerrados, relajación,…) no es más que una mera forma de usar la sugestión hipnótica).
  • Mito 5: La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Ésta deviene en un autómata en manos del hipnotizador, por lo que puede cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o que le llevan al ridículo social. (La persona hipnotizada no pierde el control volitivo y menos aún se puede utilizar para cometer actos delictivos. La persona hipnotizada no hará nada que no quiere hacer).
  • Mito 6: La hipnosis provoca reacciones inusuales, excepcionales y cuasi mágicas en las personas. (La hipnosis no crea ningún estado especial en el que el ser humano haga cosas o se comporte de una determinada manera que no podría fuera de hipnosis).
  • Mito 7: La hipnosis es una terapia (hipnoterapia) sumamente útil, rápida y eficaz, que no exige ningún esfuerzo por parte del cliente para cambiar de comportamiento. Sólo las personas muy susceptibles, sin embargo, pueden beneficiarse de ella. (La hipnosis no es una terapia y no produce milagros, se trata de una técnica complementaria junto a otras técnicas).

Ahora que ya sabemos qué es y qué no es la hipnosis podemos comentar que, ésta se utiliza como técnica eficaz para el tratamiento del dolor, de la obesidad, del hábito de fumar, como preparación a la cirugía y para los trastornos de ansiedad, entre otros.

Recordaros finalmente que la hipnosis no es la panacea universal, únicamente se debe utilizar por especialistas en la materia como técnica complementaria dentro del tratamiento y se tiene que tener muy en cuenta el perfil de la persona y sus diferencias individuales.

Mª Pilar Ferre Ribera