Grafología: Lo que nuestra letra revela de nosotros

Hace un tiempo colgué en la sección de recomendaciones un libro sobre grafología (buscando aquí lo encontraréis). Pues bien, hoy os voy a contar un poco acerca de cómo se analiza la escritura y qué podemos descubrir a través de ella.

Grafología

Supongo que quienes no supierais todavía de qué trata la grafología ya os estaréis haciendo una idea, pero vamos a dar una definición un poco más clara: La grafología es el estudio de la escritura para determinar rasgos de la personalidad de un individuo. Y muchos pensaréis… ¿Y esto es científico?, ¿Tiene la misma fiabilidad que el horóscopo o la quiromancia? (sin ánimo de ofender a quien crea en ellos). Bueno, como en casi todo existen defensores y detractores; y mientras que los primeros elevan a la grafología a la categoría de ciencia, los segundos se echan las manos a la cabeza ante semejante atrevimiento. Lo que sí es cierto es que algunos psicólogos la utilizan como prueba complementaria a otros datos obtenidos de las personas a las que tratan. En general todos los tests proyectivos (por ejemplo el análisis de dibujos de niños) suelen recibir bastantes críticas, sin embargo la grafología parece ser la que peor fama tiene, al menos aquí en España, puesto que en otros países, como Alemania, se estudia en la universidad.

Todos sabemos que nuestra forma de movernos y expresarnos dice mucho de nosotros, de nuestra personalidad y estado de ánimo. De la misma forma nuestra escritura podría plasmar algunos de nuestros rasgos psicológicos, ya que es nuestro cerebro quien maneja nuestra mano.

Como ya dije al escribir el comentario sobre el libro, cada uno debe formarse su propia opinión. Yo, por mi experiencia (que es más bien poca y se limita a mi propia letra y algunas más) puedo afirmar que sí he comprobado en mi propia escritura unos pocos aspectos que al menos en mí concuerdan perfectamente (rasgos que han cambiado a lo largo de mi evolución a través de los años al mismo tiempo que yo cambiaba). Sin embargo de la mayoría de rasgos no puedo decir lo mismo simplemente porque es todo muy ambiguo y requiere un gran dominio que yo no poseo.

Hay cientos de características diferentes a observar, como no podemos explicar más que unas pocas elegiré algunas de las más sencillas (lo mejor es coger alguna carta escrita por alguien mientras leéis):

Crestas y pies

  • Tamaño de la escritura: A la hora de medir la letra debemos fijarnos únicamente en lo que se llama el “cuerpo central”, es decir los óvalos y no los “palos” de las letras “p”, “b”, etc. Una escritura pequeña revela un predominio de la introversión, buena capacidad de concentración, bajo autoconcepto y minuciosidad o detallismo. Por el contrario las personas con una letra grande tienden a ser extrovertidas, con un buen concepto de sí mismas y dificultad de concentración.
  • Dirección de las líneas (renglones en ascenso o descenso): Nos indicará el carácter optimista o pesimista de la persona (o estado de anímico en el momento de escribir), así como también la capacidad de resistencia a las adversidades y la forma en que se ponen en práctica nuevos proyectos e iniciativas. Renglones ascendentes son propios de personas optimistas, con buen afrontamiento de la adversidad y un grado de aspiraciones elevado. Renglones descendentes son más habituales en personas pesimistas, que se desaniman con facilidad, introvertidos y con pocas aspiraciones.

Si las líneas fueran ascendentes o descendentes de forma muy exagerada indicaría unos rasgos todavía más marcados e incluso extremos (por ejemplo tendencia suicida en líneas muy descendentes).

Líneas horizontales serían propias de un carácter equilibrado.arco_guirnalda

  • El “arco” y la “guirnalda”: Las letras m, n y ñ pueden trazarse bien formando un arco o bien estar abiertas por arriba (la n sería similar a la u). La escritura con arcos refleja introversión, autocontrol, artificialidad, fingimiento y/o egoísmo.

Por el contrario, las “guirnaldas” son características de personas extrovertidas, espontáneas, sinceras y flexibles, aunque también indecisas e influenciables.

  • Márgenes (interpretable en cartas): En este artículo hablaré (por falta de espacio) únicamente del margen superior. Cuando es muy pequeño o inexistente indica familiaridad con el destinatario de la carta. Sin embargo, si no es familiar o amigo íntimo indicaría que el sujeto no guarda las distancias oportunas.

Cuando es más ancho de lo normal refleja introversión y/o cortesía a la persona a la que envía la carta.

  • Mayúsculas: Representan el “yo” y nos ayudan a conocer el concepto que se tiene de uno mismo. Si las mayúsculas son muy grandes nos indicarán un gran autoconcepto (puede llegar a ser vanidad) y elevado nivel de aspiraciones. Si son pequeñas señalará un bajo autoconcepto y pocas aspiraciones.

Esto es sólo una pequeñísima muestra de lo que es la grafología, además de estar explicado muy por encima, porque, por ejemplo… ¿qué se considera una mayúscula grande o pequeña? Hay muchísima información que he tenido que omitir por no hacer el artículo excesivamente largo, pero en realidad son datos importantísimos para poder analizar una escritura correctamente, y en el libro sí están explicados con mucho detalle.

Por último dejar claro que esto no es algo exacto y 100% fiable. En general son varios datos los que apuntan a un rasgo de personalidad. Por ejemplo, no por tener la letra grande significará necesariamente que la persona es extrovertida o que se valora en exceso, sino que habrá que ver más aspectos de la escritura para confirmarlo. Del mismo modo un mismo rasgo puede ser interpretado de diferentes formas. Así que… no hay que sacar conclusiones precipitadas.

Quien esté interesado en ampliar la información puede acudir al libro del que he obtenido prácticamente todos los datos:

Tahoces, C. (2007). Lo esencial de grafología. Barcelona: Libros Cúpula.

 

Amparo Puche García